¡Qué no te cuenten el cuento de siempre!

Disfruta de la Navidad comiendo de forma saludable.

Somos los actores protagonistas de nuestra propia vida, nuestro propio cuento, y aunque podríamos vivir improvisando, lo cierto es que un “ensayo” a tiempo nos permite corregir errores y conductas, para sacar lo mejor de nosotros mismos.

Nuestra vida está compuesta por escenas diferentes y la Navidad es una época que, aún siendo extraordinaria, se repite todos los años y está llena de eventos familiares, comilonas y cenas con amigos y compañeros del trabajo, vacaciones, villancicos, dulces típicos, fiestas, emociones…

Aún así, las celebraciones navideñas se pueden disfrutar comiendo de forma saludable. Por ello hemos transformado uno de los cuentos clásicos de la literatura infantil para adaptarlo a la realidad que vivimos en la época navideña en cuanto a la conducta alimentaria (excesos, restricciones…) y lo que significa disfrutar de una navidad saludable.

Es importante destacar que nuestros hábitos y decisiones serán los que nos lleven a tener un estilo de vida más sano en Navidad y también el resto del año, por ello es bueno que nos situemos en el presente y valoremos algunas de las situaciones navideñas más recurrentes, para poder llevarlas de nuevo a cabo con otro planteamiento, otro guión más saludable.

 

  • CREAR UNA BANDEJA NAVIDEÑA SALUDABLE

En la época navideña e incluso meses antes empiezan a llegar los dulces navideños… ¡Están por todos lados! Turrones, polvorones, bombones…

Lo cierto es que se trata de una tradición y muchas veces ante esta premisa terminamos tomando estos productos en exceso, por ello os traemos una idea sencilla para que te des el gustazo sin dejar de cuidarte: la bandeja navideña saludable.

 

  1. Fruta fresca en un bol

Las frutas de temporada son un manjar para el paladar que sin duda debemos incluir en nuestra bandeja navideña saludable: uvas, granada, gajos de mandarina y manzana… Elige las que más te gusten y ten tu bol de fruta siempre disponible para un picoteo con el que disfrutar, cuidarte y compartir con los tuyos.

Tener diferentes variedades de frutas disponibles en nuestro hogar nos permite tomar mejores decisiones a la hora de picotear o saciar el apetito, además si las tenemos previamente cortadas o en un recipiente a la vista nos ayudará a que acudamos de forma más frecuente, tanto en Navidad como en todo el año.

 

 

  1. Castañas asadas

Un clásico de la Navidad y además una opción totalmente saludable. Se hacen en un periquete, por lo que te animamos a que ases tus propias castañas en casa y disfrutes de su sabor inconfundible.

Sigue los siguientes pasos:

  1. Precalentar el horno a 200ºC y preparar la bandeja cubriéndola con papel de horno o de aluminio.
  2. Lavar bien las castañas con agua y hacer un corte con el cuchillo en un lateral en forma de cruz.
  3. Colocar una capa de castañas sobre la bandeja del horno y humedecer con agua.
  4. Hornear durante 20 minutos. Puedes pincharlas para comprobar que estén tiernas.
  5. Dejarlas enfriar un poco y pelarlas cuando aún estén calientes para que sea más fácil.
  6. Ponlas en un tu bandeja de dulces saludables y disfruta de su espectacular sabor.

 

 

  1. Surtido de frutos y frutas secas

Las personas con un estilo de vida saludable son fieles amantes de los frutos y las frutas secas como snack en su día a día, por ello sería estupendo que tu bandeja navideña incluya también una opción salada y dulce totalmente natural, creando un surtido diferentes variedades de frutos secos naturales o tostados (sin sal añadida) y algunas frutas desecadas como higos, pasas o arándanos.

Recuerda no abusar de los frutos secos, un puñado es suficiente para saciar el apetito y disfrutar de los beneficios de sus nutrientes.

¿Qué prefieres, dulce o salado?

 

 

  1. Bombones de chocolate y plátano

Te regalamos una receta que sin duda será la estrella de tu bandeja navideña saludable, encuéntrala en nuestro recetario navideño junto con otras muchas que te inspirarán para llevar una vida más sana.

Ingredientes para 10-15 bombones:

  • 2 plátanos pequeños que estén maduros pero firmes
  • 10 g de chocolate +85% de cacao (1 o 2 onzas)
  • Bebida vegetal sin azúcar añadido o leche de vaca
  • Una cucharada de Complete vainilla
  • Canela en polvo
  • Jengibre en polvo
  • Frutos secos naturales molidos, laminados o picado
  • Coco rallado sin azúcar
  • Semillas

Elaboración paso a paso:

  1. Poner el chocolate rallado o cortado en trozos pequeños al baño maría con un chorrito de bebida vegetal o leche.
  2. Remover el chocolate hasta que esté completamente fundido formando una textura homogénea sin que sea demasiado espesa, añadiendo si fuera necesario más bebida vegetal o leche.
  3. Añadir a la mezcla una cucharada de Complete vainilla, un poquito de canela y una pizca de jengibre molido.
  4. Cortar el plátano en rodajas de 1 cm y colocarlas en una bandeja previamente forrada con papel de aluminio.
  5. Verter un poco del chocolate fundido encima de cada rodaja de plátano, quedando una fina capa.
  6. Poner diferentes toppings a los bombones: frutos secos, coco rallado, semillas… ¡Deja volar tu imaginación!
  7. Dejar enfriar los bombones en el congelador y sacarlos unos minutos antes de consumir.

 

 

  • TRUCOS PARA COMER MÁS SANO EN LAS CELEBRACIONES NAVIDEÑAS

Autocontrol: En las comidas y cenas navideñas abundan los aperitivos y entrantes, pese a que después suele haber uno o varios platos principales, además del postre y la sobremesa. Este es uno de los principales motivos por los que cometemos excesos en esta época del año.

¡Organízate! Infórmate del menú que hay para elegir cantidades más moderadas y poder probar todo aquello que te guste, tomando más cantidad de aquellas opciones que san más saludables.

Si eres tú quien prepara la cena… Incluye más platos y recetas a base de vegetales, serán tu gran aliado para no tomar tantos de embutidos, fritos, patés o canapés.

Bebidas: durante la temporada navideña aumentan las reuniones con amigos, cenas y fiestas en las que es frecuente consumir bebidas alcohólicas… Lo primero, sé consecuente. Si decides beber más de la cuenta, es tu responsabilidad, pero una vida sana puede disfrutarse sin consumir alcohol o en cantidades muy moderadas de forma ocasional.

Una copa de vino o cava en la cena no supone un problema, pero abusar del alcohol es realmente perjudicial, por ello te animamos a que tengas otras opciones, siendo el agua la bebida prioritaria durante las comidas y cenas.

Disfruta: la Navidad es un momento para estar con nuestros seres queridos, celebrar con nuestros amigos, poner el árbol, hacer regalos… ¿Qué te parece regalarte salud? Todos los momentos del año son una oportunidad para cuidarte, debemos por ello continuar practicando hábitos saludables, pero también permitirnos gozar de las pequeñas cosas que caracterizan esta época del año. Procura llevar una vida sana y satisfactoria en la mayor parte del tiempo y así podrás disfrutar sin remordimientos de algunos caprichos ocasionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior
Quita las pilas a la báscula y pónselas a un estilo de vida saludable
Menú